En ocasiones una hora de tratamiento fisioterápico puede resultar demasiado tiempo para el mayor. La presencia de un fisioterapeuta que le va a hacer trabajar durante muchos minutos seguidos, en ocasiones produce rechazo por parte del paciente. Sin embargo, por experiencia de tratamientos realizados a domicilio, es mejor combinar una parte activa en la que el paciente realiza ejercicios dirigidos por el profesional, y otra parte pasiva en la que el fisioterapeuta emplea las técnicas adecuadas a la patología o para el mantenimiento del paciente.

En un paciente que requiera un tratamiento de mantenimiento, o que esté en la última fase de recuperación tras una cirugía, un ICTUS antiguo, o un largo periodo de reposo obligado, podemos realizar una sesión de fisioterapia dividida en dos partes:

  1. Durante la primera media hora aproximadamente, podemos realizar una serie de ejercicios siempre adaptados a las condiciones del mayor, que pueden ser activos: como movimientos de todas las articulaciones en todos sus ángulos y ejes, de manera que sirvan como un calentamiento. Esto se realizará en bipedestación o sedestación. Es imposible trabajar en media hora un amplio número de articulaciones, así que en cada sesión realizaremos un bloque de ejercicios.
    Yo recomiendo los ejercicios de equilibrio en bipedestación, al principio con un ligero apoyo de MMSS y desepués sin apoyo alguno. Según mejore el equilibrio los podremos realizar también con los ojos cerrados.
    Suaves sentadillas que no produzcan dolor en rodillas para el fortalecimiento de glúteos y MMII. Ejercicios en cuadrupedia elevando alternativamente MMSS y MMII, y después combinando unos y otros. Ejercicios de fortalecimiento abdominal en los que no es necesario abarcar mucho movimiento sino realizar casi una contracción isométrica, así como ejercicios de contracción de la musculatura glútea en decúbito supino, y también trabajo de suelo pélvico.
    Tumbados en la camilla podremos hacer multitud de ejercicios resistidos manualmente por el fisioterapeuta tanto de MMII ( abducción/adducción de cadera, flexo-extensión de cadera y de rodilla, movimientos del tobillo, etc…) y de MMSS (flexo-extensión/rotaciones/abducción-adducción de hombro, flexo-extensión de codo, movimientos de muñeca y dedos, etc…).
    Para realizar ejercicios más complejos podremos introducir elementos como aros, balones, fitball, pesas, cintas elásticas,etc…
  2. La segunda parte de la sesión debe ser más “relajada” para el paciente. En ella podemos realizar movilizaciones pasivas o activo asistidas articulares, estiramientos pasivos de toda la musculatura anteriormente trabajada, y masoterapia en distintas zonas.
    Según exista o no patología, podemos aplicar suave masaje de retorno, masaje circulatorio,y también drenaje lifático de pequeñas zonas.

Os aseguro que el tratamiento así es más ameno y por lo tanto más llevadero para el mayor, además de garantizar una terapia muy completa.